El Jaguarete burlado

por Ramón Fariña - Cultura - 30/07/2012
No hay quien me iguale en astucia, ni cuya fuerza y resistencia puedan compararse con las mías. Soy el monarca de la selva, y no en balde todos los seres me temen

Por aquellos lejanos tiempos, Katupyry, el Jaguarete, no se ocultaba en la maleza. Se paseaba por el monte a plena luz del día y disfrutaba de todo lo que animaba el espeso y verde ñanduti de ramas, hojas y troncos. En especial esa mañana se encontraba más feliz. La luz del día que se colaba entre el follaje parecía invitarlo a una recorrida por el monte. -Soy el más fuerte y el más inteligente entre los animales- pensó con satisfacción. Echó un vistazo alrededor y decidió iniciar una caminata. Rodando por los troncos de los árboles, el canto chirriante de Ñaky, la cigarra, le llegó hasta los oídos.

-¡El día está perfecto! exclamó Katupyry mientras caminaba. Percibió un leve estremecimiento en su cuerpo cuando sintió envolverse, con la suave brisa rebosante de aromas, el tibio sol que lamía su hocico y un arco iris de mariposas bailoteando en el claro del monte. Así llegó hasta donde se encontraba Ñaky, la cigarra.

-¿Sabías que soy el más fuerte y el más inteligente, Ñaky? –preguntó Katupyry, dirigiéndose a la cigarra. –No hay quien me iguale en astucia, en fuerzas y resistencia. Por eso todos me temen- completó con arrogancia Katupyry.
Ñaky percibió el tono jactancioso de Katupyry, interrumpió su canto se ubicó mejor en su asiento, que era una rama donde la luz del sol se derramaba en un tibio vaho.

-Puede ser, puede ser- dijo Ñaky, moviendo afirmativamente la cabeza.

-¿Cómo que puede ser, puede ser? Interrogó, ofendido, Katupyry y remedando el tono de Ñaky.

-Por ejemplo, Mborevi piensa que él es el más "hermoso”. Personalmente creo que en cuanto a inteligencia y resistencia a la fatiga, hay otros que no sólo pueden igualarte, sino sobrepasarte- sentenció desafiante, Ñaky.

Súbitamente, Katupyry sintió que la brisa se había quedado quieta. Los diversos aromas silvestres retrocedieron con la cálida lengua del sol y la danza multicolor de las mariposas. -¿Eres capaz de probar tus palabras? Inquirió Katupyry. -Porque de lo contrario deberé acabar contigo- remató amenazante.

-¡Por supuesto! Exclamó muy orondo, Ñaky. Yo mismo soy más resistente que tú y vamos a probarlo mediante una prueba. El que se duerma primero o se deje vencer por el hambre o la sed, será el menos resistente. Aquí están Mirikina, el mono y la urraca Aka’e. Ellos se turnarán para ser testigos de la prueba.

Katupyry aceptó el desafío y comenzó la prueba de resistencia. Pasaron las primeras largas horas de vigilia. Ñaky esperaba un momento adecuado, el cual llegó cuando Katupyry se distrajo en un enjambre de moscas que le rodeaba. La cigarra se escurrió de su caparazón, que como es sabido, lo cambia periódicamente. Lo dejó colgado de su asiento en la rama y se dirigió hacia unas frutas amarillas que colgaban de las ramas de un árbol cercano. Ñaky se refrescó allí con el agradable jugo de pakuri.

Sintió que renacía su garganta y retornó satisfecho hasta el lugar de la prueba. Con cautela y precaución, se escondió detrás de su propia piel y echó a dormir la siesta.
Katupyry sentía que el tiempo transcurría implacable. Tenía la garganta seca y el sueño se apoderaba de sus pupilas. El día ya no le parecía tan perfecto. Echó un vistazo a su rival y éste o, mejor dicho, la cáscara vacía de su rival le observaba imperturbable. Ni siquiera pestañeaba. Katupyry se percató de que Ñaky o su cáscara vacía tampoco demostraba cansancio. Estaba allí, quieto, como si fuera una costra más del tronco.

Finalmente, Katupyry se dio por vencido, y desapareció furtivamente en la maleza.
Desde aquel entonces Katupyry se esconde de la luz del día para evitar las burlas de Mirikina y Aka’e (El mono y La Urraca).

A veces, al asomar su hocico, buscando la lengua tibia del sol, tanto el mono como la urraca llenan el monte con sus estridentes gritos. Por eso Katupyry sólo inicia su caminata cuando desaparece el sol.

Vocabulario

Katupyry= Ágil, Hábil, Astuto
Jaguarete= Tigre
Ñakyrâ= Cigarra (Ñaky= nombre abreviado)
Mborevi= Cerdo del monte, Jabalí, Tapir
Mirikina= Mono
Aka’e= Urraca


El Jaguarete burlado del volumen 3 pág. 22 Guaraní- 6°grado-2° ciclo Mat elaborado y entregado en forma gratuita por el MEC (Ministerio de Educación y Cultura)- Paraguay
Adaptado del Folklore del Paraguay. Paulo C. Neto

Más notas en la categoría Cultura